Si no puedes ver la ventana de navegación segura de PayPal

haz clic aquí
para volver a abrirla.

Gracias por tu paciencia. Tu pedido está siendo procesado.

Guía de bicicletas infantiles

Aprender a montar en bicicleta es casi tan importante como los primeros pasos o las primeras palabras, y una vez que los niños se sienten seguros en la bicicleta y comienzan sus primeras excursiones ya no hay quién les pare. ¿Pero cuál es la mejor bicicleta para empezar? ¿Y a qué se debe prestar atención antes de comprar una bicicleta infantil?

Bicicletas sin pedales

Montar en bicicleta fortalece tanto la capacidad motora de los niños como su equilibro y su musculatura. Antes de la primera bicicleta auténtica, el precursor ideal sería una bicicleta sin pedales, ya que al prescindir del pedaleo, gracias a ello los pequeños ciclistas pueden concentrarse en mantener el equilibro y el control del manillar. Puesto que el mecanismo de propulsión de las bicicletas sin pedales consiste en avanzar impulsándose con el pie –en un movimiento similar a correr, algo que los niños ya dominan-, es posible iniciarse en torno a los dos años, y con ello empezar a cosechar rápidamente los primeros éxitos. En comparación con los patinetes, las bicicletas sin pedales son más grandes. Gracias a ello, se permite una conducción más relajada y el riesgo de accidentes se reduce. Además, la óptica de la bicicleta sin pedales puede ser un factor estimulante al compararse con una bicicleta real dada su similitud. Las hay con cuadros de aluminio o de madera, y ruedas macizas de goma o con cámaras de aire. Las ruedas macizas de goma son las más robustas aunque también las más pesadas, y ofrecen poca amortiguación frente a los baches. Por ese motivo es siempre preferible decantarse por las ruedas con cámara de aire, ya que aunque pueda producirse un pinchazo, amortiguan considerablemente mejor. Por último, es importante destacar que la mayoría de las bicicletas sin pedales permiten ir en consonancia con el crecimiento del niño, mediante el ajuste de la altura del sillín y del manillar.

Frenos, ¿Sí o no?

Dependiendo del fabricante o el modelo, indistintamente se prescinde de ellos o se instalan en la bicicleta. En cualquier caso, los frenos significan una atención y una concentración extra que puede terminar desbordando a los pequeños. Los niños que utilizan bicicletas sin pedales suelen hacer uso de ellas en recorridos sin pendiente y a baja velocidad, por lo que unos frenos en este caso no serían necesarios. Frenar empleando los pies es suficiente, pero de haber un freno instalado –generalmente en la rueda trasera-, facilita que los niños puedan empezar a familiarizarse con el frenado y les proporciona experiencia de cara a la auténtica bicicleta. En cualquier caso, independientemente de que existan unos frenos instalados una cosa es segura; si los niños han utilizado previamente una bicicleta sin pedales, cuando hagan el cambio a una bicicleta auténtica, ya tendrán desarrollado un notable sentido del equilibrio, y montar en bicicleta será más sencillo.

Bicicletas para niños

Una vez que el niño controla con soltura la bicicleta sin pedales pudiendo mantener el equilibrio sin problemas y comenzando a bajar por colinas y pendientes, puede ser el momento idóneo para un cambio a una bicicleta para niños con cadena y frenos. Durante los primeros intentos puede que el niño requiera todavía un poco de ayuda, pero gracias a la experiencia con la bicicleta sin pedales aprenderá más rápido a circular, puesto que ya podrá mantener bien el equilibrio y controlar con suficiente habilidad el manillar. Solamente restará concentrarse en los pedales y el pedaleo, lo que resultará más fácil.

La bicicleta debe adaptarse al crecimiento del niño, no el niño adaptarse al tamaño de la bicicleta. Para que la bicicleta pueda “crecer” será necesario que tenga una tija y un manillar regulable en altura.


Las bicicletas para niños se clasifican según el tamaño –en pulgadas- de sus ruedas. Están dirigidas a niños con una edad comprendida entre los 3 y los 6 años y tienen un tamaño entre 12 y 18 pulgadas. Estas bicicletas están sujetas a su propio código de circulación, mediante el cual se establece que los niños hasta 8 años deben circular por las aceras, aunque tampoco es algo especialmente relevante, ya que principalmente se utilizan en vías peatonales y de esta manera quedan apartadas del tráfico rodado. La mayoría de las bicicletas infantiles incluyen ruedines –en caso contrario, siempre pueden ser montados opcionalmente-, no obstante será recomendable aprender a circular sin ruedines, ya que con ello los aprendices se entregan por completo a la ayuda extra que éstos les proporcionan al no ser necesario esforzarse para mantener el equilibrio. De esta forma los ruedines impiden que los niños aprendan la verdadera conducción, puesta en marcha, y la toma de las curvas, acostumbrándose a una falsa sensación de control. Si más adelante se desmontan los ruedines, los niños tendrán que aprender de nuevo una parte importante de la conducción. Si el niño posee ya cierta experiencia con una bicicleta sin pedales –o incluso con un patinete- y gracias a ello ha entrenado su capacidad de equilibrio, los ruedines son entonces un paso atrás en lugar de una ayuda. Las bicicletas para niños son normalmente bastante robustas, ya que por lo general los niños no son especialmente cuidadosos con ellas. Conviene destacar que no debe infravalorarse la estética de la bicicleta, puesto que si los niños están encantados con ella, la usarán con más frecuencia y estarán más motivados para realizar excursiones.

 

Bicicletas aptas para circular en carretera y mountain bikes

Para niños más grandes –bicicletas a partir de 20 pulgadas- hay distintos modelos. Por un lado están las bicicletas con la dotación necesaria que las hace aptas para la circulación por carretera, mediante la cual los niños pueden formar parte del tráfico rodado. Esto es particularmente importante si la bicicleta se usa fundamentalmente para ir al colegio –en cuyo caso es ideal es que tengan un transportín que permita poder llevar mochilas o alforjas-. Por otro lado hay muchas bicicletas diseñadas para una conducción más deportiva y están orientadas al Mountainbike. Con éstas últimas, gracias a su cambio de piñones es posible subir pendientes y emprender los primeros tours por caminos no pavimentados. Estas bicicletas pueden ser igualmente aptas para circular en carretera con reflectantes y luces, y gracias a ello usarse también para ir al colegio. De cualquier manera, independientemente de si se usa la bicicleta para ir al colegio o para realizar excursiones en familia, con la bicicleta adecuada cada uso será una grata experiencia.

¿Qué tamaño de bicicleta se ajusta a cada estatura?

  • 90 - 105 cm : 12"
  • 100 - 115 cm : 16"
  • 110 - 125 cm : 18"
  • 120 - 130 cm : 20"
  • 130 - 145 cm : 24"

¿Necesitas ayuda?
Contacta a nuestros expertos si tienes alguna pregunta Lu-Vi: 10am – 5pm
911 161 763
Boletín informativo
Suscríbete ahora y obtén un cupón de descuento de 10€4. Descubre nuestra gran cantidad de promociones exclusivas y cupones de descuento.
Clientes satisfechos
¿Estás satisfecho con nuestro servicio? ¡Escribe un comentario y ayuda a otros clientes!