Ciclistas en casa: es posible mantener la forma

Ciclistas en casa: es posible mantener la forma

Ibán Vega, el autor de este artículo, recoge diariamente en su blog «El Cuaderno de JoanSeguidor» su experiencia como redactor en las revistas Ciclismo en Ruta, Ciclismo a Fondo y Meta 2Mil. También fue colaborador de Radio Marca, jefe de prensa de la Federación Catalana de Ciclismo y colaborador en guiones televisivos del programa «A Ritme de Pedal» que retransmitió la televisión catalana.
En esta ocasión, coindiciendo con la crisis sanitaria que estamos viviendo actualmente, nos enseña cómo entrenar en casa para mantener la forma y estar preparados para cuando vengan tiempos mejores.

iban de joanseguidor.com

Sacarle partido a la bicicleta en casa es posible. Rodillos, rodillos para bicicleta de todo tipo, solo, acompañado online, las propuestas son muchas y variadas, si se hacen con cabeza y cierto criterio pueden ser muy efectivas.

Dividamos el trabajo en dos partes, por un lado, el tema cardiovascular, poner el cuerpo a tono, darse un calentón, por el otro trabajar aspectos como la musculación y flexibilidad, cuestiones que no le prestamos atención en plena efervescencia de salidas y quedadas con la grupeta pero que a buen seguro que cuando se vuelva a la carretera, cada salida será más placentera, sin dolores, con lumbares tonificadas y piernas sueltas.

Los beneficios de una musculatura tonificada

Trabajos de musculación hay muchos, para el ciclista sin embargo hay varios puntos a tener presente, sin ir más lejos no es raro ver estrellas como Peter Sagan trabajar el core como si un gimnasta olímpico fuera.

Y es que la postura, monótona, de horas sobre la bicicleta, exige tener un buen trabajo de core que fije la cadera y la musculatura de alrededor. En este sentido, podríais encontrarle buen sentido una actividad que va muy bien para complementar con el frenesí ciclista, hablamos del yoga y algunas de las posturas que nos enseña.

En un ámbito más general, todo trabajo que se haga de espalda, abdominal y piernas, todo eso contribuye y hace mejor al ciclista, sobre todo le pone a tono para volver a tomar la bicicleta y acabar lo más entero posible cualquier salida, sea una sesión de rodillo o una escapada con la bici de carretera, cuando el confinamiento toque a su fin.

Trabajar los diferentes grupos musculares, en circuitos de cinco minutos, con repeticiones, incluso si el ejercicio se ejecuta bien, hasta se puede hacer cierto cardio y sudar unas gotitas.

tacx bushido
© Tacx Bushido

Sobre el rodillo

Cuando se monte el rodillo hay dos temas capitales: la ventilación y la hidratación.

Hacer rodillo sin aire que corra puede ser una trampa: la temperatura del cuerpo se acentúa, con ella la deshidratación y el esfuerzo pasa factura mucho antes.

Se necesita aire, como cuando se sale a la carretera y que corra generosamente, que alivie el cuerpo y regule su temperatura. En caso contrario, un buen calambrazo convertirá una sesión en un suplicio.

Luego está la hidratación, complementando con lo que acabamos de decir, una botella, sales y demás cerca, con una buena esterilla o toalla porque si eres de sudar, el charco será enorme. Cada hora necesita medio litro de agua en un ambiente agradable, ya sabéis, a más calor, más líquido.

Si tenéis tiempo no es necesario pegarse un panzón de rodillo de dos o más horas. Fraccionarlo en diferentes momentos del día es interesante, pues lo hace más ameno y trabaja, en cierta medida, eso que nos da tanto miedo perder, el fondo.

Y no sólo eso, cada sesión puede perseguir un objetivo. Es decir una de fuerza, con intervalos basados en desarrollo, otra de cardio, trabajando en umbrales y una tercera de fondo, por el mero placer de rodar.

tacx flux smart
© Tacx flux smart

Ojo con el sol

Por cierto, si os ponéis a hacer rodillo al sol, por muy en la terraza de vuestra casa que estéis, por muy protegidos que os sintáis, tened presente que el sol quema, que puede daros un buen susto y eso, aunque parezca imposible le sucede a cualquiera, entre otros a profesionales como el mallorquín Enric Mas que nos puso una foto de su moreno “fresa” que recordaba los alemanes que frecuentaban su isla en los buenos tiempos.

Si ponéis voluntad e imaginación a lo explicado, el rodillo podrá parecer vuestro mejor amigo y de paso seguro que ese estado de forma que teméis perder queda “congelado” a la espera de lucirlo cuando el confinamiento toque a su fin.