Categoría



Consejos de compra

Dinamo (64 Artículos)

Ordenar:

    Filtrar

    Restablecer (x)
  • -
    Modalidad
    (x)
    Seleccionado:
  • -
    Fabricante
    (x)
    Seleccionado:
  • -
    Precio
    (x)
    • € 3.95 € 165
  • -
    Recomendaciones de clientes
    (x)
    Seleccionado:

Luces de dinamo para bicicleta

El sistema de iluminación es un punto esencial en el que pensar antes de salir con la bicicleta tanto al campo, montaña o carretera. Puede que muchos ciclistas ocasionales solo utilicen sus máquinas para dar una vuelta a plena luz diurna, pero quien la emplea para trayectos más largos debe ir preparado por si el atardecer o la noche lo sorprende por el camino. Desde siempre el sistema de iluminación ha sido de suma importancia, especialmente cuando la bicicleta era un medio de transporte habitual. A los grandes focos delanteros para iluminar el camino y algo más pequeños detrás, para ser vistos, se unieron los elementos reflectantes que añadían un plus de visibilidad al ser iluminados por las luces de otro vehículo. Hoy las novedades en iluminación han llegado al mundo del ciclismo y las primeras bombillas de arco dejaron paso a las halógenas que hoy comparten protagonismo con las novedosas y económicas LED. El sistema de circulación exige cumplir la normativa legal para todo vehículo que circule por carretera, y la bicicleta no iba a librarse. Así, según el código, una bicicleta para circular por la carretera debe llevar un faro delantero, un piloto trasero y reflectantes varios. La elección del tipo de faros y del sistema de funcionamiento de los mismos queda a elección del ciclista.

Diferentes sistemas de iluminación: de las dinamos a las linternas

Para ver y ser vistos, los ciclistas disponen en el mercado de una gran cantidad y variedad de modelos de faros y sistemas de iluminación. Uno de los más conocidos y utilizados es el que emplea algún tipo de dínamo para su funcionamiento. Las dinamos son unos generadores que producen electricidad mediante fuerza motriz. Esta fuerza es sencilla de generar en una bicicleta, pues basta con aprovechar el movimiento constante de las ruedas cuando la máquina está en marcha. Existen diferentes tipos de dinamos, pero el principio por el que funcionan es siempre el mismo. Desde que comenzaron a incorporarse en las bicicletas urbanas, han aparecido varios tipos de dinamos: laterales (de rueda o llanta), de rodillos, de cilindro... Luces de dinamo El sistema que utiliza una dínamo lateral sigue siendo de los más usados ya que es económico, fiable y de fácil mantenimiento. Las dinamos laterales pueden ser de rueda, cuando su cabezal giratorio entra en contacto con el neumático de la rueda directamente. Algunos neumáticos incorporan una banda de "rodadura" específica para la ruedecilla de la dínamo. También pueden ser de llanta, cuando es ahí donde roza la rueda de la dínamo. El problema que surge en ambos casos es que la dínamo se ve directamente afectada por las posibles interferencias de cuerpos extraños, como pequeñas ramas, piedras, barro en la rueda... Además, los terrenos difíciles, como baches, zonas montañosas, caminos con desniveles y saltos, pueden aflojar los tornillos de las abrazaderas. Sin embargo estas posibles dificultades se salvan sin problemas con un pequeño mantenimiento (revisar tornillos, ajustar soportes, limpieza exhaustiva de las ruedas de la dínamo...) a la vuelta del paseo. La dinamo bicicleta de rodillos es otro de los sistemas que llegó con fuerza hace años, pero que tal vez no resultó tan apreciada por los ciclistas. Se coloca justo detrás del eje del pedalier y es un sistema más silencioso que el de las dínamos laterales, pero puede interferir con cables de frenos y cambios. Un tercer sistema es el de radios o cilindro (buje). Es un sistema de dínamo que ajusta su movimiento al de la rueda dentro del mismo buje. Los beneficios son obvios: no está en contacto con el exterior por lo que no se verá afectado por cuerpos extraños ni suciedad. Tampoco resbalará en caso de que las ruedas estén mojadas por lluvia, barro... Es mucho más silencioso que los otros modelos y produce luz intensa constante incluso a baja velocidad... Pero el inconveniente está en que su mantenimiento es algo más complicado (hay que desmontar rueda, radios y sacar del buje), además de que, por supuesto, es más costoso.

Dinamo bicicleta y faros compatibles

Ya sea de un tipo u otro, la dinamo bicicleta debe ir conectada a unos focos para que su energía lumínica surta efecto. Estos focos utilizan bombillas de diferentes tipos, normalmente halógenas o de LED (dan más luz utilizando menos potencia) que consumen menos. Las bombillas van incorporadas en faros de diferentes formas y tamaños, con un reflector trasero (un espejo que envuelve la bombilla) que se encarga de proporcionar el haz de luz. Si este haz es ancho cubrirá un espacio más amplio lateralmente, pero la luz no llegará muy lejos (adecuado para caminos difíciles de montaña); si el haz es estrecho, llegará mucho más lejos (perfecto para carreteras). En Bikester pueden encontrarse sistemas de alumbrado por dínamo completos o por partes:
  • Dinamo bicicleta lateral. Son las más habituales, fáciles de instalar y mantener y se pueden encontrar de diferentes potencias. La Busch U. Müller Dymotec 6, la Basta Quattro 2x2 o la Supernova E3 Triple (una de las más potentes del mercado) son tres ejemplos.
  • Luces delanteras para dinamo bicicleta. Proporcionan luz blanca, con diferentes haces y se pueden instalar en el manillar, potencia, cuadro... El modelo Busch U. Müller Lumotec 1Q Cyo R Plus (con luces LED) o el Basta 9430 Elipsoid (de luces halógenas) son dos ejemplos de focos delanteros.
  • Luces traseras compatibles con dinamo bicicleta. Producen luz roja, fija o, preferiblemente parpadeante. Dos ejemplos son Busch U. Müller Toplight Flat 5 y las luces para bicicleta Trelock (con luz de posición y de estacionamiento).

Otros sistemas de iluminación

Además de los sistemas por dinamos, los ciclistas pueden incorporar a sus bicicletas otros tipos de iluminación. Así, existen luces a pilas o batería, con bombillas LED que, además de pesar poco y poder instalarse fácilmente por medio de abrazaderas, no llevan cables que interfieran en la conducción. Producen luz durante al menos cinco o seis horas y sus baterías, de iones de litio generalmente, son recargables (algunos modelos por USB). Tienen una ventaja sobre la dínamo y es que producen luz constantemente, incluso cuando la bicicleta está parada. En Bikester puede verse un amplio catálogo de este tipo de luces, además de linternas para el casco y todo tipo de recambios y complementos para el mundo del ciclismo.
Titel
Fenster schliessen
Popup Content